Andalucía perfila el plan de contingencia frente a 15.000 posibles contagios por COVID-19

El Consejo de Gobierno toma conocimiento de esta previsión, que calcula los recursos asistenciales en las ocho provincias. Estas previsiones se han calculado atendiendo a la proyección epidemiológica que se está produciendo en Andalucía, al igual que las tasas actuales de hospitalización y UCI en cada provincia.

En un análisis más detallado, en Almería se contempla un escenario de 87 hospitalizaciones y 40 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 40,3% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 846 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 20,3% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 46 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 99 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

En Cádiz se contempla un escenario de 258 hospitalizaciones y 74 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 50,2% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 895 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 31,2% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 89 camas UCI públicas. A esto habría que sumar la disposición de 224 dispositivos de respiración asistida. Llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

En Córdoba se contempla un escenario de 298 hospitalizaciones y 86 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 44,6% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 860 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 28,5% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 45 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 88 dispositivos de respiración asistida. En este escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia. Además, en este caso se activaría la transformación del 40% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI.

En Granada se contempla un escenario de 643 hospitalizaciones y 133 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 39,7% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 1.124 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 37,9% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 68 camas UCI públicas. Además, se sumarían la disposición de 171 dispositivos de respiración asistida. Llegado dicho escenario se activará el Plan de Contingencia Provincializado, junto a los planes específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia. Además, en este caso se activaría la transformación del 50% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI.

En Huelva se contempla un escenario de 139 hospitalizaciones y 36 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 43,6% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 571 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 15,3% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 41 camas UCI públicas. Ha y que sumar la disposición de 58 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

En Jaén se contempla un escenario de 274 hospitalizaciones y 71 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 35,4% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 872 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 27,1% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 39 camas UCI públicas. A ello habría que sumar la disposición de 64 dispositivos de respiración asistida. En este escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica. Además, en este caso se activaría la transformación del 40% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI. También se contaría con la disponibilidad de camas UCI y de Reanimación UPAR de centros privados.

En Málaga se contempla un escenario de 543 hospitalizaciones y 145 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 61,9% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 953 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 45,7% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 114 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 281 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activará el Plan de Contingencia Provincializado junto a los planes específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia. Además, en este caso se activaría la transformación del 40% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI.

Por último, en Sevilla se contempla un escenario de 502 hospitalizaciones y 130 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 54,3% de paciente no contagiados ingresados habría disponibilidad de 1.629 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 40,4% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 132 camas UCI públicas. Habría que sumar también la disposición de 337 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos Centros Asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

A pesar de que el comportamiento de la pandemia aún no era bien conocido en nuestro medio, cuando se realizó la previsión del escenario teórico no se contaban más de 850 pacientes positivos en Andalucía, una vez llegados a los 9.000 positivos, el modelo se ha ajustado a la realidad asistencial.