Andalucía suspende las visitas y las salidas de paseo de usuarios en residencias con al menos un positivo

La Junta de Andalucía ha acordado suspender las visitas en centros residenciales y las salidas para paseos y vacaciones -inferiores a diez días- de los usuarios en aquellos centros donde exista al menos un caso confirmado de COVID-19 o más de tres casos en sospecha.

La Junta de Andalucía ha acordado suspender las visitas en centros residenciales y las salidas para paseos y vacaciones -inferiores a diez días- de los usuarios en aquellos centros donde exista al menos un caso confirmado de COVID-19 o más de tres casos en sospecha.

Así se recoge dentro de una batería de medidas que el Consejo de Gobierno andaluz ha aprobado este martes ante las actuales circunstancias epidemiológicas y con el objetivo de reducir los riesgos de contagio y transmisión del COVID-19.

Esta nueva normativa, de la que han informado en rueda de prensa el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, y el titular de Salud y Familias, Jesús Aguirre, modifica en parte la Orden del 19 de junio de medidas preventivas en materia de salud pública, y aborda, entre otras, cuestiones relativas a la gestión en residencias de mayores y centros de día.

En relación a la suspensión de visitas en centros residenciales
donde exista, al menos, un caso confirmado de COVID-19 o más de tres casos en sospecha, ésta se mantendrá hasta 28 días después de la fecha de diagnóstico del último caso.

De este modo, en el resto de situaciones, las visitas de familias estarán permitidas "si la situación epidemiológica no indica restricción alguna", y se realizarán "garantizando por parte del centro el escalonamiento a lo largo del día".

Asimismo, si la incidencia acumulada en los últimos 14 días es superior a 50 por 100.000 habitantes, se determinará la suspensión de visitas. Esta valoración también dependerá de los datos de incidencia a nivel local.

Salidas para paseos y vacaciones

Por otro lado, también se suspenderán las salidas para paseos y vacaciones --inferiores a diez días-- de los usuarios en aquellos centros donde exista al menos un caso confirmado de COVID-19 o más de tres casos en sospecha, hasta conocer resultados de las pruebas.

En todo caso, se determinará la restricción o suspensión de las salidas si la incidencia acumulada en los últimos 14 días es superior a 30 por 100.000 habitantes en el municipio correspondiente. No obstante, se podrán facilitar los paseos "en casos excepcionales con fines terapéuticos para preservar la salud mental de las personas con las consiguientes medidas de prevención, al igual que si dichas salidas se producen por otros motivos ineludibles", según ha informado la Junta.

En el caso de los ingresos y regresos a los centros, éstos se producirán "siempre que no se registren casos positivos en los últimos 14 días", y se realizarán PCR en las 72 horas previas. Una vez en el centro, se guardará cuarentena como medida de prevención.

En el caso de una salida voluntaria, el usuario debe permanecer estable y sin síntomas, con prueba serológica negativa y en cuarentena de 14 días en su domicilio. No obstante, si el reingreso se produce por parte de un usuario procedente de un centro hospitalario, éste debe contar con PCR negativa y realizar la consecuente cuarentena posterior en la residencia con vigilancia activa ante posibles síntomas. En el caso de que la prueba fuese positiva, se trasladará el usuario a un centro residencial que ya cuente con algún caso confirmado con COVID-19.

Por último, se establece que cada centro residencial deberá implementar un "plan de humanización" para "paliar los efectos negativos que el aislamiento puede generar en la capacidad física, cognitiva y emocional de las personas institucionalizadas".

Por su parte, se mantiene la apertura de los centros de día, centros ocupacionales y centros no residenciales de carácter asimilado "siempre que no exista ningún caso confirmado o la situación epidemiológica indique restricción".

En este caso, se suspenderán las actividades presenciales, promoviendo la continuidad del servicio a través de vías telemáticas. Al igual que en residencias de mayores, los usuarios ingresarán o retornarán a los centros una vez que se les haya efectuado PCR en las 72 horas previas al ingreso.

Sin positivos en la mayoría de residencias

Según los datos actualizados este martes por la Consejería de Salud y Familias, actualmente siguen en seguimiento proactivo 1.107 centros en toda Andalucía de los que 1.031 centros no presentan casos positivos, lo que supone que el 93,2% del total se mantienen libres de COVID-19.

En las residencias de mayores con casos confirmados o en estudio, existen entre los residentes 160 positivos, 109 con síntomas de sospecha y 985 en aislamiento preventivo. En el caso de los trabajadores, 74 presentan síntomas de sospecha, 152 tienen confirmada la enfermedad y no hay ninguno en aislamiento preventivo.

En lo que respecta a la aplicación de pruebas, desde abril y hasta la fecha se han realizado 224.585 test, con un total de 2.431 positivos. Todas las pruebas se han efectuado en residencias de mayores, en centros de atención a refugiados y de acogida, viviendas supervisadas y servicio de ayuda a domicilio.

Según ha destacado la Junta, desde el comienzo del estado de alarma se ha intensificado el seguimiento habitual que se venía realizando en residencias, iniciando un seguimiento proactivo de llamadas y visitas con apoyo para los cuidados y prevención del COVID-19, en el caso de aquellas personas atendidas en sus domicilios y centros residenciales.

Al respecto, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha anunciado que entre esta semana y la próxima se va a realizar la "cuarta vuelta" de test a trabajadores y usuarios de todas las residencias andaluzas de mayores.

Además, ha explicado que por parte de la Junta se ha impartido una "formación específica" a las enfermeras de las residencias para que aprendan a realizar controles de PCR y "directamente puedan hacerlo ellas mismas" para su posterior análisis por parte de la propia Consejería de Salud.