Biólogos piden a Junta más ventilación en espacios cerrados y "suavizar" el uso de mascarilla al aire libre

Un colectivo de biólogos andaluces integrado por una treintena de profesionales ha remitido un escrito al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en el que apuestan por que, desde la Junta de Andalucía, se procure "más ventilación" en aulas escolares y espacios cerrados, y por "suavizar" el uso de las mascarillas al aire libre.

 

Un colectivo de biólogos andaluces integrado por una treintena de profesionales ha apostado por que desde la Junta de Andalucía se procure "más ventilación" en aulas escolares y espacios cerrados, y por "suavizar" el uso de las mascarillas al aire libre.

Así, dicho colectivo ha remitido un escrito al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en el que, según informan estos biólogos en un comunicado, muestra su "doble preocupación", por un lado, por el "exceso" de medidas preventivas adoptadas por las autorizadas sanitarias autonómicas en relación con el coronavirus en espacios al aire libre, y por el "defecto" o "carencia de medidas efectivas" en espacios cerrados tales como aulas escolares, oficinas, administración, residencias, centros acogida o invernaderos.

Este colectivo de biólogos, representados por Alberto Puig y Sergio Fernández, expresan en dicho escrito que la Organización Mundial de la Salud (OMS), en sus recientes informes técnicos de junio y julio, "no alienta ni mucho menos al uso indiscriminado de las mascarillas al aire libre" y, en cambio, "sí insta a la ventilación e higiene en lugares cerrados y frecuentados y con íntima convivencia, donde a la postre se ha revelado más eficaz la transmisión del virus en nuestro país".

En palabras de Alberto Puig, experto en salud ambiental y vicedecano del Colegio Oficial Biólogos Andalucía del año 2003 al 2019, "no comprendemos cómo la administración sanitaria andaluza ha interpretado los datos científicos, epidemiológicos y académicos en relación con el COVID en Andalucía".

Según manifiesta, "Andalucía ha mostrado el comportamiento más seguro de las grandes comunidades autónomas, lo cual es mérito de toda la sociedad", pero, "en paradójica reacción, se castiga a la propia población andaluza con una obligatoriedad de mascarilla que se revela banal al aire libre, y asusta al turismo nacional y, sobre todo, al turismo europeo".

"Es paradójico tratar de convencer a turistas extranjeros que vengan a una Andalucía plagada de mascarillas al aire libre cuando en sus países de origen no llevan mascarillas por la calle", sostiene Alberto Puig.

Por su parte, Sergio Fernández, doctor biólogo celular y experto en prevención, defiende que "los biólogos conocemos mejor que nadie el mecanismo de transmisión del virus y, por ello, nos preocupa y mucho la incidencia del virus en espacios frecuentados y cerrados, y con deficiente ventilación o climatización". Y es que, según alerta, "la práctica totalidad de los actuales rebrotes están en ese caldo de cultivo", si bien, "para nuestra sorpresa, la administración sanitaria aquí se queda corta de forma llamativa".

Los biólogos firmantes del escrito manifiestan que "elevar la seguridad" de las aulas escolares, de los invernaderos, de los centros de acogida, de residencias de mayores, y de los espacios cerrados culturales "pasa ineludiblemente por ventilar de forma natural o forzada dichos habitáculos o climatizar con renovación", más "la consabida higiene, necesaria para prevenir muchas enfermedades, y una sensata distancia interpersonal", según agregan.

En palabras de Alberto Puig y Sergio Fernández, promotores de este pronunciamiento colectivo, "al igual que la medicina debe encargarse de frenar con terapias la enfermedad, y aplicarse a ello con denuedo, tan importante como obtener la ansiada vacuna, corresponde a la biología desentrañar el ciclo vital del virus y su modo de transmisión".

"En ese campo de la microbiología ambiental, nuestro criterio coincide plenamente con el de la OMS, y por ello exigimos a la Junta que no sobreactúe en playas y espacios abiertos, y sí actúe corrigiendo las deficiencias de protección en espacios cerrados, donde se sitúan la mayoría de los rebrotes actuales, y de cara a mejorar la seguridad en las aulas de este curso que comienza", añaden estos biólogos, que concluyen declarándose "preparados y dispuestos para asesorar" a la Administración autonómica.